972 542 020 - 972 542 021   669 579 105       rÉserVER

¡Consejos para buscar setas de la mejor manera posible!

 

¡En el Bassegoda Park nos encanta salir a buscar setas! Y con los bosques que tenemos a nuestro alrededor, que son una mina de setas durante el otoño, ¡sabemos que vosotros también os animaréis! Por ello, y por si algunos de vosotros sois novatos en esto, ¡os acercamos unos cuantos consejos para salir a buscar setas de la mejor manera posible!

 

  • Hay que conocer las setas. ¡Importantísimo! Si sois expertos, ya las conoceréis. Si no, tened a mano un libro o manual para identificar correctamente las setas y no coger ninguna que os provoque una indigestión. Una buena forma es también acompañarse de alguien que entienda del tema, o consultar un experto una vez recogidas las setas. Y, sobretodo, si dudáis de su comestibilidad, ¡no os las comáis!
     
  • Hay que saber encontrarlas. Todas las setas tienen sus características propias. Las hay que salen por los prados de alta montaña; otras que salen en bosques muy húmedos; las hay que soportan bien el frío hasta entrado el diciembre… La tradición es salir por los bosques (como los del Bassegoda Park), que es donde más variedad de setas se pueden encontrar, y en zonas cuanto más húmedas, mejor. Cerca de los ríos, en zonas umbrías, sitios donde abunde el musgo, pero también por el sotobosque y entre los árboles. Muchos níscalos tienen por costumbre salir bajo pinos, las trompetas amarillas se ven muy frecuentemente encima del musgo y en grandes grupos… ¡Cada seta es un mundo apasionante!
     
  • Hay que saber recogerlas. Los expertos nunca se acaban de poner de acuerdo sobre qué hay que hacer: cortarlas con la navaja, levantarlas del suelo haciendo palanca, arrancarlas directamente… Si queréis ser respetuosos con la seta y que mantenga una parte de su ser en el sotobosque, es mejor cortarla a ras de suelo. Así, ¡el año que viene volverá a salir por allí cerca! Y también es recomendable llevar una cesta de mimbre para transportarlas. De esa forma, las esporas de la seta caerán a través de las rendijas de la cesta e iremos “sembrando” a nuestro paso.
     
  • Hay que saber ir al bosque. Y aquí aplicamos los consejos que os dimos en este artículo. Hay que llevar ropa y calzado adecuados, estar localizables, que no haga mal tiempo, saber por dónde nos moveremos y conocer la ruta… Y, sobretodo, ser respetuosos con el bosque y su entorno: no destrozar nada, no arrancar setas porque sí –aunque sean venenosas–, no tirar basura…

 

Aquí tenéis unos cuantos consejos básicos. Sólo queda ir al bosque… ¡y encontrar setas a espuertas!

This site uses its own and third parties cookies to improve our services related with your preferences by analyzing your browsing habits. If you continue browsing, we consider that you have accepted the use of it. You can learn more about our cookies policy here.

Accept