972 542 020 - 972 542 021    669 579 105       reservIERUNG

Hacer una excursión con niños con éxito es muy fácil

 

Ahora que es temporada de salidas al bosque para buscar setas, lo mejor es hacerlo en familia. Los pequeños serán los primeros a querer hacer una escapada y visitar un entorno de bosque y caminos como la Alta Garrotxa, ¡al lado del Bassegoda Park!

Os damos algunos consejos para que una excursión con los pequeños sea un éxito.

 

  1. Más de uno. Es muy importante, para que estén distraídos, que sean más de un niño o niña. Hermanos, primos y amigos ayudan mucho. Si hay algún animal de compañía que también los pueda entretener y jugar todos juntos, es bueno. Es un punto muy a favor tenerlos entretenidos para que no se les haga pesado.
  2. ¡No nos sobreesforcemos! Vamos en familia, no a hacer una competición de montaña ni nada por el estilo. Hacer una caminata de 15 km quizás os encanta a los adultos y os tonifica, pero los pequeños no lo aguantarán. Hay que planear la ruta teniendo en cuenta los niños que hay y su edad.
  3. ¡Bien equipados! Que no pasen ni frío ni calor, ni poco abrigados ni demasiado. El calzado tiene que ser adecuado para la montaña: ¡nada de chanclas! Además, un valor añadido es que lleven su propia mochila. Así, tienen su espacio propio para distribuir el agua y la comida, ¡y se sentirán más aventureros!
  4. ¿Un objetivo? Está muy bien fijar un objetivo como, por ejemplo, llegar a una cueva, una poza, subir a un monte accesible, o ver animales del bosque. De esa forma, los niños disfrutarán más durante la excursión y al final.
  5. Motivación. Una excursión demasiado fácil o difícil es una lata para los pequeños: que tenga la dificultad justa (subidas y bajadas, etc.). Además, podemos escalar una roca fácil o atravesar una cueva como pequeños retos… Si los motivamos lo suficiente, se lo pasarán en grande. Además, también podemos haberles motivado antes de la excursión, hablándoles de la salida, los sitios fabulosos que visitaremos…
  6. ¡Aventura! ¡Vamos a la aventura! O así se lo debemos plantear a los niños. Tenemos que hacer una ruta divertida y amena. Podemos hacer juegos con los pequeños, que ellos hagan de guías un rato (¡eh! Sin perdernos), inventarnos alguna historia para la excursión…
  7. Desempolvad la memoria. Os tocará contar historias de cuando erais pequeños, hablar mucho con los niños, contar cuentos, cantar canciones… Ellos llevarán el ritmo y, vosotros, la batuta.
  8. ¿Se cansan? Pues es el momento de pararse: sacamos una cesta y nos ponemos a recoger hojas o piedras, a cazar insectos, a jugar con lo que tengamos en nuestro entorno inmediato.
  9. ¡Y nada de enfadarnos! Si tarde o temprano queremos repetir, no nos tenemos que estresar ni enfadarnos, ni entre nosotros ni con los niños. ¡La experiencia tiene que ser bastante buena como para que quieran repetir!

 

¡Ya lo veis! Los pequeños se lo pasarán muy bien. Eso sí, no olvidemos que siempre hay que tomar las precauciones habituales cuando vamos a la montaña (tener estudiada la ruta, que el tiempo acompañe, que sea de día…). Si les encanta, ¡seguro que ellos planean la próxima excursión!

This site uses its own and third parties cookies to improve our services related with your preferences by analyzing your browsing habits. If you continue browsing, we consider that you have accepted the use of it. You can learn more about our cookies policy here.

Accept